São Paulo,  
Busca:   

 

 

Drogas Ilícitas

 

NOVA ESTRATÉGIA ANTIDROGAS, PÓS PLAN COLOMBIA. AMBIENTALISTAS PREOCUPADOS.

Por IBGF/WFM

O presidente colombiano Álvaro Uribe preocupou-se em passar a impressão de não deixar a peteca cair e dar espaço ao sentimento pessimismo decorrente do fim do Plan Colombia. Parece que vai abrir guerra com os ambientalistas

coca, em Parque Nacional.
Na breve passagem pela Colômbia ocorrida na quinta feira (28 de abril de 2005), a secretária de Estado Condolezza Rice anunciou o fim do Plan Colombia.

Uribe cuidou logo de premiar os grupos de defesas das florestas que concebeu e cujo objetivo é evitar a expansão da coca nas regiões de bosques e reservas ambientais.

O presidente colombiado criou a figura do "Guarda-Bosque", tirado de voluntários da sociedade civil. Premiou o Grupo de Sierra Nevada, com US$3 mil.

Para fugir das fumigações (despecho aéreo de herbicidas), os Cartéis investiram no cultivo e plantação em clareiras abertas em locais de preservação ecológica. Epecialmente na floresta amazônica colombiana. Logicamente, os aviões que despejam herbicidas (glifosato) não realizam operações de derrame nas áreas preservadas, pois isto está proibido há 3 anos.

As áreas de plantio espalharam-se, também, pelos Parques de Macarena, Sierra Nevada de Santa Marta e Catatumbo.

Uribe deu sua nova fórmula no combate às drogas: REPRESSÃO POLICIAL
FUMIGAÇÕES
GUARDA FLORESTAL, por famílias unidas a constituir os grupos de GUARDA BOSQUE. Em Sierra Nevada---LOCAL ONDE FOI ENCONTRADA COCA TRANSGÊNICA---- Uribe anunciou, pelo Grupo civil de Guarda-Bosque, a erradicação de 609 hectares de coca.

coca: a erradicação manuel é lenta e o plantio se espalha naturalmente.


Em Sierra Nevada, as forças policiais tinham erradicado 1.500 hectares de coca. Agora, são mais 609 realizados pelos guardas dos bosques.

A idéia desses "guardas" é uma derivação das milícias privadas para contraste às Farc, que Uribe criou como prefeito, mas, dadas as críticas internacionais, recuou da sua promessa eleitoral de de constituí-las e armá-las.

...................

...................

...................

Sobre a situação nos Parques Nacionais, confira a matéria publicada no EL TIEMPO, de sexta feira (28 de abril de 2005)

EL TIEMPO.
,br> Consejo Nacional de Estupefacientes contempla retomar las fumigaciones en Parques Nacionales.

Tras un año de suspensión de la medida, todos los indicios apuntan a que no se postergará más y que una de las prioridades será La Macarena.

El primer paso lo dio el pasado 8 de abril. Ese día, el Consejo analizó los estudios de caracterización social (requisito para una eventual fumigación) de tres reservas: La Macarena, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Catatumbo.

Al final, quedó claro que el Gobierno está consolidando argumentos para enfrentar la controversia. Al parecer, no quiere repetir la experiencia de marzo del 2004 cuando en medio de los reclamos de los ambientalistas y de presuntos roces internos con funcionarios, frenó la decisión y señaló que primero iba a evaluar la erradicación manual.

Uribe e Bush: acabar com a guerrilha ganhou prioridade com o fim do Plan Colombia.


Nadie duda de que estos cultivos son una amenaza para las 10 millones de hectáreas de los parques y que es necesario frenar su avance. El problema es que para muchos la fumigación es un remedio nefasto para zonas ricas en flora y fauna, eso sin contar con que pone a Colombia ante el riesgo de incumplir convenios internacionales de respeto a la biodiversidad.

Pero, una alta fuente del Gobierno señala que no se puede seguir con los brazos cruzados mientras los 'narcos' destruyen las reservas naturales, amparados bajo la premisa de que esas zonas no serán fumigadas. Añade que en unos 10 días se tomará una decisión.

En todo caso, la administración de Álvaro Uribe ya cuenta con estudios de caracterización, que incluyen un diagnóstico del impacto de los cultivos en cada parque, y con reportes de la Policía que advierten que no hay un descenso relevante en las hectáreas de coca. Incluso, analizó un estudio satelital de la CIA, de Estados Unidos, que asegura que hay 6.650 hectáreas de coca en solo 6 de las 50 reservas naturales del país.

Sin embargo, el Gobierno no puede usar esas cifras como argumento a su favor porque acordó tomar como base oficial los datos del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci).

El dilema

Es más, los estudios previos de este sistema han arrojado una tendencia de reducción de los cultivos en los parques en los últimos años: de 6.057 hectáreas en el 2001 se pasó a 3.790 en el 2003. El reporte Simci del 2004 será divulgado en los próximos días.

“El problema no son las cifras -dice un oficial de la Policía- , el problema es que todas las entidades que miden las áreas de coca coinciden en que sí hay cultivos ilícitos en los parques”.

El ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt, señala que ya hay condiciones para decidir si se hace uso de la facultad que permite fumigar los parques (resolución 0013 del 2003, del Consejo de Estupefacientes).

“La existencia de 2.000 hectáreas de coca en un parque significa que fueron taladas unas 8.000 para sembrarlas”, responde cuando se le pregunta por el impacto ambiental de la fumigación. Agrega que se insistirá en la erradicación manual, pero advierte que en algunas zonas la presencia de grupos ilegales impiden usar esta estrategia. “Donde no hay condiciones de seguridad para hacerlo, la alternativa es fumigar”, explica.

cocaína: apreensão militar.


Esa es una de las razones por las cuales La Macarena está en la mira de la fumigación. Además, en esta reserva el Gobierno no debe realizar un proceso de consulta con resguardos indígenas, tal como lo exige la Corte Constitucional, porque es habitado por colonos.Una situación que no se presenta en la Sierra Nevada de Santa Marta y el Catatumbo, donde se debe concertar con las comunidades.

Julia Miranda, directora de Parques Naturales, admite que se pudo haber presentado un incremento de la coca en La Macarena, pero señala que en el resto de reservas los cultivos disminuyeron.

En relación con las tesis que condenan los pocos resultados de la erradicación manual, Miranda señala que estos proyectos no pueden ser medidos en el corto plazo porque “no dan resultados de un día para otro”.

“Estamos convencidos de que la alternativa con la gente es la prevención, es decir no solo la erradicación, sino la capacitación. Incluso, hay recursos de Holanda comprometidos para programas en Santa Marta y La Macarena”, añade.

La pregunta es qué va a pasar con esos recursos si se decide fumigar. Por ahora, mientras el Gobierno no dé la orden, todo queda en el terreno de la incertidumbre. Lo único claro es que, cualquiera que sea el camino escogido, la batalla contra la coca en los parques seguirá siendo uno de los retos más difíciles en la guerra contra el narcotráfico.

Ambientalistas piden otras alternativas para erradicar cultivos ilícitos.

Los ambientalistas se declararon preocupados por el hecho de que el Gobierno revivió el tema de la fumigación en los parques durante la última sesión del Consejo Nacional de Estupefacientes y pidieron buscar otras alternativas para resolver el problema.

“No tiene ningún sentido fumigar ahora. El trabajo con las comunidades ha demostrado resultados y debe ser fortalecido. Hay que buscar otras alternativas. Además, llevamos años fumigando en otras áreas y no se ven los resultados esperados”, dice el ex ministro de Medio Ambiente, Juan Mayr.

El senador Jorge Enrique Robledo, que ha defendido temas ambientales en el Congreso, dice que tomar esa decisión representará “una monstruosidad mediante la cual Colombia va a parecer un país de bárbaros ante el mundo entero”.

Robledo también señala que la erradicación manual ha arrojado resultados y que debe mantenerse como la prioridad para combatir los cultivos en estas zonas.

Los 50 parques naturales son considerados el banco genético de la flora y fauna del país.

Su existencia hace parte de los argumentos que han llevado a que Colombia sea considerada el segundo país más biodiverso del planeta.

Así mismo, en estas reservas, que representan el 9 por ciento del territorio nacional, existen 1.754 especies de aves, la cifra de diversidad más alta del mundo.

coca, em Parque Nacional.


Reanudación de fumigaciones en Parques Nacionales requiere aval de Estados Unidos.

Debido a que gran parte de los recursos que se usan en la fumigación proceden de fondos de Estados Unidos, es necesario que la decisión de fumigar en los parques naturales cuente con un aval del Congreso de ese país.

El trámite no parece complicado si se tiene en cuenta que ya en el 2003, los congresistas autorizaron fumigar en áreas naturales protegidas. Al año siguiente el gobierno colombiano decidió aplazar la medida. Una fuente de la Policía señala que en esta ocasión la obtención del aval sería más fácil, ya que por primera vez la CIA midió el área sembrada en algunos parques.


Assuntos Relacionados
© 2004 IBGF - Todos os direitos reservados - Produzido por Ghost Planet