São Paulo,  
Busca:   

 

 

Máfias/Dinheiro Sujo

 

O SUCESSOR DE ESCOBAR:ss problemas atuais de Don Diego

EL TIEMPO-Colômbia.

'Don Diego' es el motivo de la nueva guerra entre narcotraficantes

Por temor a ser delatado, el considerado por la DEA como sucesor de Pablo Escobar, enfrenta a sus ex socios.

La Policía colombiana dice tener las respuestas al asesinato de un ganadero vinculado al narcotráfico, ocurrido en Cartagena en diciembre pasado, y a la aparición de cuerpos mutilados en el norte del Valle, Quindío y Caldas.

Investigadores sostienen que esta cadena de homicidios obedece a la nueva guerra entre capos del norte del Valle, Cali y un reducto de Medellín, que se enfrentan a Diego León Montoya Sánchez, 'Don Diego'.

Sobre este presunto capo y reconocido por las autoridades estadounidenses y colombianas como el nuevo zar de las drogas, pesa una orden de extradición expedida por una corte federal del sur de Florida (Estados Unidos).

El juez Stephen T. Bwoun -quien lleva el proceso desde hace más de un año- indica que Montoya es responsable de concierto para importar cocaína y lavado de dinero y que maneja el 20 por ciento del mercado de narcóticos en Colombia.

Versiones extraoficiales señalan que varios narcotraficantes siguen buscando una vía de arreglo para que la justicia de Estados Unidos les otorgue penas más bajas a cambio de rutas, bienes e información sobre el negocio manejado por Montoya, así como por su paradero.

El primer asesinato de la cadena que se investiga se registró en Cartagena, en plenas fiestas decembrinas, a la salida de una prestigiosa discoteca.

Miguel Solano, ganadero y señalado narcotraficante, fue baleado por desconocidos. El vínculo de Solano con el narcotráfico data de 1995, cuando la Policía allanó varias viviendas en Cali dentro de la operación 'Centauro II'.

Fuentes de la propia mafia le dijeron a este diario que 'Miguelito', como se le conocía, era buen amigo de 'Don Diego'. Pero tras gestionar un arreglo con la justicia de E.U., la mafia empezó a temer que el posible acuerdo hubiese incluido la delación de capos.

Semanas después de su muerte, empezaron a aparece personas descuartizadas en el Quindío, zona de influencia del cartel del Norte del Valle, Caldas y Risaralda.

Tal como EL TIEMPO lo reveló, el estado de los siete cuerpos hallados impidió establecer la identidad de las víctimas. Lo único que ha revelado el análisis de dos de los cadáveres es que se trataba de gente adinerada: usaban cadenas de oro y zapatos italianos, marca Roberto Cavalli. Frente a embajada

El episodio más reciente relacionado con esta vendetta se registró en Bogotá. El cadáver de un hombre fue encontrado en los alrededores de la embajada de Estados Unidos en Colombia.

La Policía Metropolitana encontró el cuerpo el pasado 15 de marzo, amarrado de pies y manos y con un tiro en la nuca. Además, una cinta adhesiva le cubría la boca. La identidad de la víctima -de cerca de 30 años- aún no ha sido establecida.

"Se trataba de un muchacho que trabajaba para Diego y que, al parecer, le pasaba información a la DEA. A él le atribuyen el hecho de que la justicia haya estado a punto de capturar a Diego en dos ocasiones", señaló un hombre cercano al caso. Ese supuesto vínculo, dice la fuente, explica el porqué su cadáver fue tirado en una zanja cercana a la sede diplomática.

Esta es la tercera gran guerra en la mafia. La primera la desató Escobar, en 1990, cuando se encontraba acorralado. La segunda, que data de 1998, ha cobrado la vida de más de 100 personas y aún no ha culminado.

En ella se enfrentan los herederos del cuarto hombre del cartel de Cali, Hélmer 'Pacho' Herrera, asesinado en la cárcel de Palmira, con algunos de sus enemigos del cartel del Norte del Valle, liderados por Orlando Henao Montoya. Este también fue asesinado en prisión.


Assuntos Relacionados
© 2004 IBGF - Todos os direitos reservados - Produzido por Ghost Planet